lunes, 1 de octubre de 2012

LAS PALMAS EN BICI SOLICITA MEDIDAS URGENTES PARA EL USO COTIDIANO DE LA BICI



Tras la campaña Semana Europea de la Movilidad 2012, el colectivo Las Palmas en Bici, colectivo de defensores de la bicicleta fundado en 1983 con el nombre de Colectivo Canario de Amigos de la Bicicleta (COCABI), realiza las siguientes apreciaciones: 

El programa de actividades, más coherente respecto a otras ediciones con la filosofía inicial de la campaña europea, ha tenido actividades estrella como los talleres de aprendizaje de la bicicleta y la 3ª Gran Fiesta de la Bicicleta que congregó a unas 20.000 personas, siendo uno de los mayores éxitos de participación ciudadana en los últimos años. En estas actividades se demuestra el enorme interés de l@s ciudadan@s por la bicicleta como medio de transporte.

La ciudadanía anhela un paso decisivo en la implantación de la bicicleta en nuestra ciudad. Se esperan intervenciones inmediatas que permitan desplazamientos en bicicleta diarios y cotidianos a los lugares de interés (trabajo, institutos de enseñanza, áreas comerciales, lugares de esparcimiento..). A día de hoy, la gente que quiera empezar a desplazarse en bicicleta diariamente no tiene oportunidades reales de hacerlo en condiciones de seguridad y eficacia.

Tenemos en Las Palmas de Gran Canaria un punto débil: la concienciación vial. Muchos conductores de automóviles ignoran los derechos del ciclista recogidos en la ley y en las ordenanzas municipales y muchos ciclistas ignoran las normas de respeto que amparan a los peatones. Tras el éxito de la 3ª Fiesta de la Bicicleta el Ayuntamiento debe realizar una campaña de concienciación y formación al conjunto de la ciudadanía (autoescuelas, policía, centros de enseñanza..).

Desde el colectivo de defensa de la bici, recordamos tres medidas fundamentales aún sin realizar en nuestra ciudad y que incrementarían el uso diario de la bicicleta: el eje ciclista Norte-Sur por el interior de la ciudad, la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en vías de un único sentido de circulación y, finalmente, medidas que favorezcan la intermodalidad guagua-bici en los centros de transporte y para la parte alta de la ciudad.